Ya queda menos para que empiece el Mundial de Rusia 2018. El 14 de junio a las 17:00 horas la anfitriona Rusia y Arabia Saudí inaugurarán el torneo en el estadio Olímpico Luzhnikí. A lo largo de más de un mes los protagonistas principales de la gran cita serán los futbolistas, que lucharán por llevar a su selección a la gloria del título. A lo largo de la historia de los mundiales muchos han sido los que han pasado a los anales del fútbol gracias a sus grandes actuaciones. Repasamos a los mejores jugadores de cada uno de los mundiales. Un Mundial, una estrella.

Uruguay 1930: Guillermo Stábile, primer máximo goleador

El Mundial de Uruguay en 1930 estuvo marcado por la polémica debido a las grandes ausencias de las potencias europeas. Loa anfitrionas fueron los primeros campeones tras vencer a Argentina por cuatro tantos a dos. El argentino Guillermo Stábile, a pesar de no levantar el trofeo, se erigió en el principal protagonista de la cita uruguaya. El delantero nacido en Buenos Aires se convirtió en el máximo goleador con ocho tantos en un gran despliegue de potencia y de remate. “El Filtrador”, como le llamaban en su círculo más íntimo, fue clave para que Argentina lograra el subcampeonato. Sus primeros tantos llegaron en la segunda jornada, en la primera no fue titular, contra México. Los argentinos se impusieron a los mexicanos por seis a tres y Stábile fue el autor de tres goles. En la tercera jornada, el delantero lograba dos tantos más para meter a los suyos en semifinales.

Uruguay 1930 Guillermo Stábile, primer máximo goleador

En la penúltima ronda del torneo Estados Unidos no fue rival para Argentina y los del seleccionador Francisco Olazar se impusieron por un contundente seis a uno. Guillermo Stábile, que por aquel entonces despuntaba en el Club Atlético Huracán, batía por dos veces al portero Jimmy Douglas. Uruguay esperaba en la final en el estadio Centenario de Montevideo. Stábile puso por delante por uno a dos a Argentina pero los uruguayos terminaron ganando por cuatro a dos en una remontada memorable. Uruguay levantaba la primera Copa Mundial y Guillermo Stábile hacía historia al convertirse en el primer máximo goleador. Sus únicos ocho goles con la camiseta albiceleste le valieron para ser el primer gran jugador de los mundiales.


Italia 1934: Oldřich Nejedlý deja a Checoslovaquia cerca de la gloria

Italia albergaba en el año 1934 la segunda cita mundialista. Checoslovaquia fue la gran sorpresa después de realizar un gran campeonato y plantarse en la final gracias a una extraordinaria actuación de Oldřich Nejedlý. Por primera vez en la historia cambiaba el formato de competición y las eliminatorias serían directas. Checoslovaquia se tenía que jugar el pase a cuartos de final ante Rumania. Un gol en el minuto 67 de Oldřich Nejedlý permitiría a los checoslovacos meterse en la siguiente ronda después de vencer por dos a uno. El jugador que se desenvolvía principalmente por el lado izquierdo, tanto de extremo como de interior, se convertía en el jugador más importante para el seleccionador Karel Petru. Suiza esperaba a Checoslovaquia en la siguiente ronda. A escasos ocho minutos para el final volvió a aparecer el jugador nacido en Žebrák para anotar el tres a dos y colar a los suyos en semifinales.



Italia 1934 Oldřich Nejedlý deja a Checoslovaquia cerca de la gloria

El gran partido para Checoslovaquia y para Oldřich Nejedlý llegaba el 3 de junio de 1934 ante la potente Alemania. El rápido y habilidoso extremo no dio ninguna opción a los alemanes y con tres goles plantó a los checoslovacos en la gran final. El futbolista, en una tarde gloriosa, pasaba a la historia gracias a su espectacular partido ante uno de los grandes favoritos para levantar el título. Italia, después de ganar a Austria, sería el rival de Checoslovaquia en la final. Oldřich Nejedlý no pudo repetir la actuación de la semifinal y los anfitriones lograron el mundial tras imponerse en la prórroga por dos a uno. Los checoslovacos no pudieron festejar ser campeones pero Nejedlý les hizo ser grandes gracias a su excelente actuación.


Francia 1938: Silvio Piola lleva a Italia a su segundo título

Italia, después de conquistar su primer Mundial, ansiaba con repetir en tierras francesas y las cosas no les pudo salir mejor. La Italia de Silvio Piola pudo derrotar a todos sus rivales para lograr su segundo título consecutivo. Silvio Piola, apodado en la época por Silviogol, fue clave en la final ante Hungría. En octavos de final, los italianos vencieron a Noruega por dos a uno en el tiempo extra gracias a un tanto de Silvio Piola en el minuto 94. El delantero, tercer máximo goleador de la historia de la selección italiana y máximo artillero de la liga italiana con 290 dianas, comenzaba su participación a lo grande. En cuartos de final volvió a ser clave con dos goles ante los anfitriones, lo que permitió a Italia vencer por tres a uno y colarse en una de las semifinales.

Francia 1938 Silvio Piola lleva a Italia a su segundo título

Los italianos se impusieron a Brasil por dos a uno sin que Piola anotara ningún tanto pero el objetivo de alcanzar la final estaba hecho. El Olímpico Yves-du-Manoir era el escenario elegido para albergar el encuentro decisivo entre Italia y Hungría. Los hombres dirigidos por Vittorio Pozzo hicieron un gran partido y se impusieron por cuatro a dos. Silvio Piola fue uno de los jugadores del partido, junto a su compañero Gino Colaussi, tras lograr batir al portero Antal Szabo hasta en dos ocasiones. El delantero trajo de cabeza a la defensa húngara, que no pudieron detenerle en ningún momento. Italia lograba el Mundial de Francia 1938 y Silvio Piola, con cinco goles, fue pieza vital para el desenlace del torneo eclipsando al brasileño Leônidas da Silva, máximo goleador del campeonato con siete tantos.


Brasil 1950: El Maracanazo tiene nombre y apellidos, Alcides Edgardo Ghiggia Pereyra

Después de la suspensión debido a la Segunda Guerra Mundial, el siguiente Mundial iba a celebrarse en Brasil. Los anfitriones acudían como los principales favoritos para conquistar su primer Mundial de fútbol pero apareció Uruguay para escribir con letras de oro una de las páginas de la historia del deporte rey. Tras las eliminatorias de los anteriores mundiales, volvía a aparecer la fase de grupos. Uruguay formaba el grupo 4 junto a Bolivia. Los uruguayos no tuvieron compasión de los bolivianos y les terminaron goleando por seis a uno. Ghiggia Pereyra fue el autor del tanto que cerró el marcador. En la segunda y decisiva fase, los uruguayos compartirían grupo con Brasil, Suecia y España. El delantero Ghiggia fue importante después de marcar el tanto que supuso el dos a dos ante los españoles.

Brasil 1950 El Maracanazo tiene nombre y apellidos, Alcides Edgardo Ghiggia Pereyra

Restaban dos partidos para el final del Mundial de Brasil 1950 y Uruguay necesitaba vencer los dos para alzarse con el título. Los suecos fueron un rival muy incómodo pero Ghiggia, con otro nuevo gol, y Míguez, con dos tantos, terminaron con la resistencia de Suecia con un ajustado tres a dos. Maracaná presentaba un extraordinario ambiente, 173.850 espectadores presenciaron el partido final entre los anfitriones y Uruguay. Albino Friaça Cardoso puso en ventaja a los locales pero el desenlace pasaría a la historia. Juan Alberto Schiaffino puso el empate y cuando más apretaba Brasil apareció Alcides Edgardo Ghiggia Pereyra para lograr la hazaña. El delantero de Peñarol se coronó como “El Héroe de Maracaná” tras batir a Barbosa en el minuto 79 para dar el título a los uruguayos y hacer historia en los mundiales.


Suiza 1954: Un gran Sándor Kocsis eclipsó a Ferenc Puskás

Suiza albergaba el quinto Mundial de fútbol. Hungría se presentaba en el Mundial de 1954 con un equipo repleto de estrellas para poder levantar el título. Los húngaros comenzaron como un ciclón después de derrotar sin paliativos a Corea del Sur por nueve a cero. Sándor Kocsis empezaba a dejar su sello con tres goles. En el segundo duelo, Alemania Federal veía como Hungría pasaba por encima de ellos con un abultado ocho a tres. El delantero Kocsis lograba marcar cuatro tantos, siendo el primer futbolista en anotar ese número de tantos a los alemanes. En cuartos de final, Brasil también sucumbía ante una Hungría que venía de ser campeona olímpica en Finlandia en 1952. El jugador nacido en Budapest anotaba dos nuevos tantos en la victoria ante los brasileños por cuatro a dos.

Suiza 1954 Un gran Sándor Kocsis eclipsó a Ferenc Puskás

Hungría, conocida  en esta década de los 50 como los Magiares Poderosos, sorprendía al mundo por su fútbol. Uruguay, que era la actual campeona del mundo, esperaba a los húngaros en semifinales. Con empate a dos, el pase a la final se tendría de decidir en el tiempo de la prórroga. Los grandes futbolistas siempre aparecen en los instantes adecuados, esto fue lo que hizo Sándor Kocsis. Dos goles del futbolista del Budapest Honvéd metían a Hungría en la final. En el duelo decisivo, los hombres capitaneados desde el banco por Gusztav Sebes no pudieron con Alemania Federal. Tres a dos fue el resultado definitivo del Mundial de Suiza 1954. Sándor Kocsis no fue capaz de marcar ningún tanto en la final pero se convirtió en el máximo goleador del mundial con 11 goles, que dejaron muy cerca de la gloria a una Hungría llena de talento y de magia.


Suecia 1958: Un jovencísimo Pelé lleva a Brasil a la gloria

Suecia sería el escenario elegido por Brasil para poder lograr su primer Mundial. Los brasileños acudían con una selección mezcla de veteranía y juventud, con Altafini y Zagallo como estandartes principales. Los del seleccionador Vicente Feola no tuvieron problemas para pasar a los cuartos de final gracias a sus victorias ante Austria (3-0), Unión Soviética (2-0) y el empate sin goles ante Inglaterra. Un joven Pelé no estaba siendo protagonista en este primera fase. Lo mejor estaba por llegar. En cuartos de final, un solitario tanto de Pelé llevaba a los brasileños a una de las semifinales. El considerado como mejor jugador de la historia anotaba su primer tanto en una gran cita. Con solo 17 años, Pelé era en ese momento el futbolista más joven en marcar un gol en un mundial.

Suecia 1958 Un jovencísimo Pelé lleva a Brasil a la gloria

Brasil se encontraba con Francia en su camino hacia la conquista del preciado trofeo. Los brasileños lograban el triunfo por cinco a dos en una actuación estelar de Edson Arantes do Nascimento, Pelé. El delantero nacido en el municipio de Três Corações anotaba los tres últimos goles de los suyos para meter a Brasil en la final ante Suecia, que había derrotado a Alemania Federal. Los suecos opusieron mucha resistencia a los brasileños pero volvió a aparecer Pelé para, con su magia, anotar dos nuevos goles para dar el trofeo a su país. Brasil conquistaba su primer mundial y aparecía Pelé. El joven delantero, gracias a sus seis goles y a su fútbol, consiguió maravillar a todos los aficionados al fútbol. Pelé, desde este mundial, siempre será parte de la historia del fútbol.


Chile 1962: Garrincha aparece para dar a Brasil su segundo mundial

Brasil llegaba a su vecina Chile con la moral por las nubes tras el título conquistado en Suecia. Las apuestas para el mundial daban a los brasileños como serios candidatos a repetir el campeonato. Brasil tuvo un comienzo espléndido con dos victorias, ante México (2-0) y España (2-1), y un empate ante Checoslovaquia (0-0). Pelé, Zagallo y Amarildo se estaban convirtiendo en protagonistas gracias a sus goles en esta primera fase. En cuartos de final es donde comenzaba a aparecer Garrincha. Manuel Francisco dos Santos, apodado “La Alegría del Pueblo”, fue el autor de dos de los tres goles ante Inglaterra para dar el pase a semifinales a los brasileños. La sociedad que formaba con Pelé era la envidia del fútbol mundial.  Entre los dos destrozaban a las defensas rivales con su tremenda calidad y desparpajo. Eran imparables.

Chile 1962 Garrincha aparece para dar a Brasil su segundo mundial

En el partido previo a la final, Brasil destrozó a la anfitriona Chile por cuatro a dos. Dos nuevos tantos de Garrincha, acompañados con otros dos de Vavá, metían a Brasil en su segunda final consecutiva. En la gran final fueron Amarildo, Zito y Vavá los que marcaron los tres goles para terminar imponiéndose por tres a uno a Checoslovaquia y dar a Brasil su segundo mundial. Garrincha no pudo perforar la portería rival en el último partido de Chile 1962 pero su fútbol dejó huella y fue vital para que su país celebrara un nuevo éxito tras el logrado cuatro años antes.

Inglaterra 1966: Eusébio no bastó para que Portugal llegara al título

En el año 1966 el mundial de fútbol volvía a Europa. Inglaterra sería la sede para albergar la gran cita del deporte rey. Portugal era la gran novedad con su primera participación en un evento de estas características. Los portugueses cerraban una primera fase espectacular con pleno de triunfos ante Hungría (3-1), Bulgaria (3-0) y la potente Brasil (3-1). Durante estos tres primeros partidos el futbolista que llamó la atención de todos fue Eusébio da Silva Ferreira. El delantero fue el autor de tres tantos y su potencia dentro del área rival y su calidad llenaba de felicidad a todos los amantes a buen fútbol. En cuartos de final Portugal no tuvo piedad de Corea del Norte y la terminó pasando por encima por un claro cinco a tres. Eusébio, apodado “La Pantera Negra”, se marcó una exhibición que todavía está en el recuerdo gracias a los cuatro tantos anotados.

Inglaterra 1966 Eusébio no bastó para que Portugal llegara al título

En la semifinal, la anfitriona Inglaterra fue la que apeó de la final a Portugal. El gol de penalti de Eusébio no fue suficiente para los portugueses y terminaron claudicando por un ajustado dos a uno. A pesar de caer en la semifinal, Portugal aspiraba a un increíble tercer puesto en su primera participación en un mundial. El delantero Eusébio volvió a ver puerta en el triunfo de los suyos ante la URSS por dos a uno para certificar una meritoria tercera plaza en Inglaterra 1966. Eusébio, uno de los grandes de la historia del fútbol, tuvo el premio en ser el máximo goleador con nueve tantos. Portugal no pudo ser campeón pero descubrió a uno de los grandes del fútbol, Eusébio da Silva Ferreira.


México 1970: Gerd Müller no pudo tener el premio del Mundial

México era la sede elegida por la FIFA para organizar el Mundial de fútbol en 1970. Alemania Federal, después de lograr el subcampeonato en Inglaterra 1966, ansiaba con subir al peldaño más alto. Los alemanes, dirigidos por Helmut Schoen, realizaron una fase de grupos impecable con tres victorias ante Marruecos (2-1), Bulgaria (5-1) y Perú (3-1). El principal protagonista tuvo nombre y apellidos, Gerhard Müller. El delantero del Bayern Múnich fue el autor de siete de los diez tantos de los alemanes. Su potencia en el disparo y su contundencia le permitieron recibir el apodo de “Torpedo Müller”. Brasil estaba siendo la sensación pero Alemania Federal quería quitarles el protagonismo. En cuartos de final los alemanes derrotaron a Inglaterra por tres a dos en un apasionante partido. Un gol de Müller en la prórroga dio el pase a semifinales a Alemania Federal.

México 1970 Gerd Müller no pudo tener el premio del Mundial

El estadio Azteca con la presencia de 102.444 espectadores era el escenario para el duelo entre Italia y Alemania Federal. El catalogado como “El Partido del Siglo” no defraudó e Italia terminó colándose en la final por un tremendo cuatro a tres después de un tiempo extra en el que no hubo alternativas en el marcador por parte de las dos selecciones. Los dos goles de Gerhard Müller no sirvieron para que los alemanes disputasen su tercera final mundialista. Alemania Federal terminaría en la tercera posición tras su triunfo por la mínima ante Uruguay. “Torpedo Müller” se quedó con el sabor agridulce de no poder disputar el duelo decisivo pero lo que nadie le podrá quitar es su trofeo al máximo goleador del torneo con 11 tantos.


Alemania Federal 1974: Grzegorz Lato fue la gran sorpresa

Francia 1938 fue el escenario donde Polonia realizó su debut en los mundiales. Alemania Federal 1974 iba a ver la segunda presencia de los polacos en otra gran cita. Polonia realizó una fase de grupos para enmarcar con pleno de triunfos ante selecciones como Argentina (3-2) e Italia (2-1). La débil Haití sufrió una goleada por cero a siete ante una selección polaca lanzada en busca de hacer historia. La segunda fase era una realidad. El principal protagonista en los primeros choques fue Grzegorz Lato. El delantero del Stal Mielec polaco fue el autor de cuatro tantos. Su rapidez volvía locas a las defensas rivales.

Alemania Federal 1974 Grzegorz Lato fue la gran sorpresa

En la fase decisiva Polonia no pudo alcanzar el primer puesto, el que daba acceso a la gran final. Durante el primer partido, un gol de Lato supuso el triunfo ante Suecia. En el segundo duelo los polacos volvieron a ganar, esta vez a Yugoslavia por dos a uno. Grzegorz Lato volvió a ver puerta una vez más. La aventura de Polonia en Alemania Federal llegaba a su final en el último choque ante los anfitriones. Un tanto de Gerhard Müller en el minuto 76 impidió a Lato y a sus compañeros acceder a la gran final. Polonia estuvo muy cerca pero siempre quedará en el recuerdo el nombre de Grzegorz Lato. El delantero fue el máximo goleador con siete tantos y estuvo a un paso de hacer historia conquistando el primer mundial para su país.

Argentina 1978: Kempes hace historia en su tierra

Argentina acogía su primer mundial en el año 1978. Todo el país afrontaba con entusiasmo el mundial de fútbol. Argentina, después de una primera fase de grupos un tanto irregular, lograba el billete para la segunda fase después de dos victorias, ante Hungría (2-1) y Francia (2-1) y una derrota ante Italia (1-0). Mario Alberto Kempes, uno de los mejores jugadores argentinos, estaba pasando desapercibido y Argentina lo necesitaba para unos partidos que se antojaban muy duros. En la segunda fase los argentinos y Kempes mejoraron de la mano. Triunfos ante Polonia (2-0), Perú (6-0) y empate a Brasil (0-0) metieron a Argentina en la gran final. Kempes, con cuatro goles, fue el principal responsable de la clasificación de los argentinos para el duelo decisivo. El gran momento de “El Matador” había llegado en la fase más importante para los de por aquel entonces dirigidos por Menotti.

Argentina 1978 Kempes hace historia en su tierra

Países Bajos esperaba en la final. Para conocer al campeón se tuvo que esperar a la prórroga donde un gol de Bertoni en el minuto 115 daba el trofeo a los anfitriones. Argentina se impuso por uno a tres en otro gran partido de Kempes. Antes del decisivo tanto de Bertoni, Kempes había marcado los dos primeros goles de a albiceleste, en los minutos 38 y 105. El pueblo argentino se lanzó a la calle para celebrar su primer mundial y para agradecer a Kempes su gran torneo. Sus seis tantos le permitieron ser máximo goleador del torneo y pasar a ser el ídolo de toda Argentina.


España 1982: Paolo Rossi encumbra a Italia

España era el país elegido para acoger a las 24 selecciones que iban a luchar por conquistar el Mundial de 1982. Italia, con un gran fútbol, fue la que logró el título en el Santiago Bernabéu en la tarde del 11 de julio. Los italianos no tuvieron el comienzo que deseaban y pasaron por los pelos. Tres empates ante Polonia (0-0), Perú (1-1) y Camerún (1-1) vieron peligrar el pase de los de Enzo Bearzot. Paolo Rossi, el gran protagonista de este mundial, estuvo desaparecido durante la primera fase. En la segunda fase, Italia no se mostró titubeante y venció en los dos choques ante Argentina (2-1) y Brasil (3-2). El duelo ante los brasileños fue el punto de partida para Rossi. El delantero del Perugia realizó un gran partido y fue el autor de los tres tantos del triunfo.

España 1982 Paolo Rossi encumbra a Italia

Los italianos esperaban a Polonia en semifinales y los espectadores que presenciaron el partido en el Camp Nou se deleitaron con Paolo Rossi. El rápido e intuitivo delantero anotaba dos goles para sellar la victoria de los suyos por cero a dos y cerrar el pase a la gran final. Los tantos de Paolo Rossi habían sido importantes hasta este duelo final pero Alemania Federal era un rival muy duro. Paolo Rossi puso en ventaja a Italia y Tardelli y Altobelli finiquitaron la final y dejaron sin validez el único gol de Breitner. Los azzurris lograban su tercer mundial de la mano de un Paolo Rossi imperial. El delantero terminó el torneo como máximo artillero con seis goles y se ganó el respeto y la admiración de todo el mundo del fútbol.


México 1986: La mano de Dios y la jugada de Maradona

México era el primer país, tras su organización en 1970, que repetía como sede de un mundial de fútbol. Argentina, tras el descalabro de la cita de 1982 donde no pudo pasar de la segunda fase, se presentaba con ganas de repetir el triunfo de 1978 en la que fueron los anfitriones. Maradona afrontaba su segundo mundial con la ilusión de hacer algo grande. Los argentinos lograron dos victorias, ante Corea del Sur (3-1) y Bulgaria (2-0), y un empate ante Italia (1-1) lo que les permitió terminar como primeros de grupo. Diego Armando Maradona fue el autor del tanto del empate ante los italianos. En octavos de final fue Uruguay la que cayó ante Argentina gracias a un gol de Pasculli. Los cuartos de final eran una realidad para los argentinos y para Maradona.

México 1986 La mano de Dios y la jugada de Maradona

Inglaterra sería el rival para Argentina. El partido no pudo ir mejor para la albiceleste que terminaron venciendo por dos a uno en un duelo inolvidable gracias a Maradona. El astro argentino con un tanto con la mano, denominado con el paso del tiempo como “La mano de Dios”, y con un golazo memorable regateando a los jugadores ingleses, metía a Argentina en semifinales. Otros dos goles de Maradona ante Bélgica pusieron los dos pies en la final a los argentinos. El partido definitivo también fue para Argentina, que logró el mundial tras derrotar a Alemania Federal por tres a dos. Maradona no pudo marcar en la final pero su participación ya formaba parte de la historia de los mundiales. “El Pelusa” fue el segundo máximo goleador del mundial con cinco tantos, uno por detrás del inglés Gary Lineker, pero su paso por México 86 fue estelar. Su fútbol siempre estará en la retina de los amantes del balón.


Italia 1990: El desconocido Salvatore Schillaci

Italia afrontaba su mundial con ganas de repetir el título conquistado en España ocho años antes. Los italianos, liderados desde el banco por Azeglio Vicini, finalizaron la primera fase con pleno de triunfos y con una sorpresa agradable, la aparición de Salvatore Schillaci. El delantero fue el autor de dos de los goles en las victorias ante Austria (1-0), Estados Unidos (1-0) y Checoslovaquia (2-0). El desparpajo y su facilidad a la hora de ver portería eran las señas de identidad de Schillaci. En octavos de final Italia despachó del mundial a Uruguay por dos a cero con otro tanto de Salvatore Schillaci. En cuartos de final, otra diana ante Irlanda de un inspirado “Totó” ponía a los italianos en una de las dos semifinales. El delantero nacido en Palermo estaba siendo la sensación en un torneo plagado de estrellas como Lineker, Matthäus, Maradona o Klinsmann.

Italia 1990 El desconocido Salvatore Schillaci

La aventura de Italia finalizó en semifinales. El gol de Schillaci que ponía en ventaja a los italianos no pudo valer para plantarse en la final. Caniggia y la tanda de penaltis dejaron sin el partido final a Italia. El sueño de lograr el mundial se esfumaba. El consuelo para Italia fue el tercer puesto tras derrotar a Inglaterra por dos a uno con otro tanto de Schillaci. El desconocido Schillaci se convirtió en el máximo goleador con seis tantos y siempre quedará en la memoria su olfato a la hora de ver portería y su gran participación en Italia 90.


Estados Unidos 1994: La elegancia de Romário conquista el mundial

Brasil viajaba hasta Estados Unidos con la intención de romper su sequía de mundiales. Desde el año 1970, los brasileños no conseguían levantar el ansiado trofeo. En la fase de grupos no tuvo rival y Brasil consiguió colarse como primera de grupo con victorias ante Rusia (2-0), Camerún (3-0) y empate en el último duelo ante Suecia (1-1). El gran protagonista de los partidos fue Romário. El pequeño jugador del FC Barcelona fue el autor de tres tantos y el quebradero de cabeza para sus rivales. Su verticalidad, velocidad, regate y remate eran la sensación del mundial. En octavos de final un gol de Bebeto a los anfitriones puso a los de Caros Alberto Parreira en cuartos donde volvió a aparecer la calidad de Romário para, con otro tanto suyo, derrotar a Países Bajos y meterse en semifinales.

Estados Unidos 1994 La elegancia de Romário conquista el mundial

La sorprendente Suecia era la rival para Brasil previo a la final. A falta de 10 minutos para el final un tanto de Romário finiquitó el choque y rompió el entusiasmo de los suecos. La final contra Italia estuvo cargada de emoción pero los goles no aparecieron gracias a los férreos marcajes de los defensas a Romário, por parte brasileña, y Roberto Baggio, en las filas italianas. Los penaltis fueron decisivos para otorgar a Brasil su cuarto mundial. Romário, como no podía ser de otra manera, no falló su tiro en el segundo lanzamiento. El pueblo brasileño festejó el título y la aparición de un nuevo ídolo, Romário de Souza Faria. Sus cinco goles habían supuesto el trofeo de campeones en el Mundial de Estados Unidos 1994.


Francia 1998: Zidane reina en su país

Francia llegaba al mundial de su país con toda la ilusión para coronarse por primera vez como campeón. Su primera fase fue espectacular con un pleno de triunfos. Sudáfrica (3-0), Arabia Saudí (4-0) y Dinamarca (2-1) no pudieron hacerle sombra a los franceses. A pesar de no marcar ningún tanto, la sensación del torneo estaba siendo Zinedine Zidane. El centrocampista francés, con toda su elegancia sobre el terreno de juego, se estaba mostrando intratable para dar a los suyos el pase a los octavos de final. La Francia de Aime Jacquet sufrió más de lo previsto ante Paraguay pero un solitario tanto en la prórroga de Laurent Blanc facilitó el acceso a cuartos. En esta eliminatoria fue Italia la que no pudo con los anfitriones después de una emocionante tanda de penaltis. Llegaba el momento de la verdad, llegaba el momento de Zidane.

Francia 1998 Zidane reina en su país

En semifinales esperaban los croatas, que estaban realizando un gran mundial. Dos goles de Lilian Thuram abortaron el de Davor Suker y los franceses, en otro gran partido de Zidane, lograban el acceso a la gran final ante el delirio de todo el país. La imponente Brasil de Ronaldo sería la rival en un abarrotado Stade de France. En este tipo de partidos es cuando aparecen las estrellas y es lo que sucedió. Zinedine Zidane con dos espectaculares tantos en la primera parte ponían la firma a su gran mundial. Petit en el tiempo de descuento puso la guinda al pastel para que Francia levantara su primer mundial de fútbol. Muchos futbolistas fueron los que destacaron pero fue uno el que sobresalió, Zinedine Zidane. El elegante centrocampista francés puso el broche de oro con dos golazos a un fútbol inolvidable.

Corea del Sur – Japón 2002: Ronaldo encumbra a Brasil

Por primera vez en la historia de los mundiales la competición se iba a disputar en dos países. Brasil acudía al continente asiático en busca de lograr ser la primera selección en acumular cinco títulos. Desde la fase de grupos los hombres de Luiz Felipe Scolari se mostraron muy fiables. En los tres partidos lograron tres victorias ante Turquía (2-1), China (4-0) y Costa Rica (2-5). El gran protagonista de estos duelos fue Ronaldo. El delantero vio portería hasta en cuatro ocasiones y se mostró intratable ante las defensas rivales. Su potencia y su calidad a la hora de rematar hacían estragos en cada duelo. Un gol de Ronaldo en el minuto 87 servía para derrotar a Bélgica por dos a cero en octavos de final. En la siguiente eliminatoria Inglaterra lo puso complicado pero los brasileños tiraron de calidad para terminar venciendo por dos a uno.

Corea del Sur – Japón 2002 Ronaldo encumbra a Brasil

Ronaldo, tras no estar muy activo en el choque ante los ingleses, volvió a resultar providencial en semifinales. Un tanto del delantero nacido en Río de Janeiro puso en la final a los suyos con un golazo en el minuto 49. La apoteosis en Brasil llegó en la final ante Alemania. Los brasileños se mostraron muy superiores a los alemanes y Ronaldo volvió a impartir otra clase de fútbol. Dos nuevos goles de “El Fenómeno” le sirvieron a Brasil para proclamarse pentacampeona del mundial. Los brasileños estaban en el Olimpo del mundo del fútbol a costa de otro jugador que maravilló, Ronaldo Luís Nazário de Lima. El catalogado como uno de los mejores delanteros de la historia se proclamó máximo goleador del campeonato con ocho tantos.


Alemania 2006: Fabio Cannavaro, el poder defensivo de Italia

Después del título de Brasil, el Mundial de Alemania 2006 partía con el favoritismo de los brasileños aunque apareció Italia para quitarles el sabor de la gloria. Los italianos de la mano de su gran poder defensivo liderado por el central Fabio Cannavaro realizaron una gran primera fase de grupos. Dos victorias ante Ghana (2-0) y la República Checa (2-0) y un empate ante Estados Unidos (1-1) fueron la carta de presentación de los de Marcelo Lippi. Con solo un gol en contra, el marcado por Zaccardo en propia puerta, los italianos accedieron a octavos de final. Australia tampoco pudo superar el entramado defensivo, liderado por el capitán Cannavaro, e Italia se plantó en cuartos con un solitario tanto de Francesco Totti. Ucrania también fue un quiero y no puedo en la siguiente ronda. Los italianos vencieron por tres a cero y se colaron en semifinales.

Alemania 2006 Fabio Cannavaro, el poder defensivo de Italia

El rival en semifinales se antojaba muy duro para Italia. Alemania llegaba a este duelo en un gran estado de moral después de eliminar a Argentina. Los italianos, como todo el torneo, se mostraron muy seguros en defensa y el partido cayó de su lado con dos goles en los últimos minutos de la prórroga marcados por Grosso y Del Piero. Cannavaro hizo un partido para enmarcar. Apenas dejó espacios para que Klose, máximo goleador en la historia de los mundiales, pudiera inquietar al meta Buffon. En la final disputada en el Olímpico de Berlín esperaba la Francia liderada por Zidane. Italia encajó su segundo tanto en el torneo pero un gol de Materazzi llevó el duelo a los penaltis y fue cuando los italianos lograron su cuarto trofeo tras anotar los cinco lanzamientos. La final estuvo marcada por la expulsión de Zidane por un cabezazo a Materazzi pero lo que nadie olvidará fue el dominio total y absoluto del capitán de Italia, Don Fabio Cannavaro.


Sudáfrica 2010: Iniesta pone la estrella en el pecho de España

La tremenda generación de futbolistas españoles se citaba con la historia en Sudáfrica 2010. El Mundial de 2010 se antojaba realmente interesante. España estaba ante la gran oportunidad de hacer algo grande. Vicente del Bosque y los suyos no tuvieron el comienzo esperado tras caer derrotados por la mínima ante Suiza en su estreno en Sudáfrica. Contra Honduras y Chile las cosas cambiaron y el buen fútbol tuvo su reflejo en sendas victorias para meterse en octavos de final. El centro del campo liderado por el pequeño Iniesta desbordaba y se mostraba insuperable para sus rivales. Casillas, en la portería, Puyol y Sergio Ramos en defensa, y Villa, en la punta del ataque, ponían la calidad en las líneas restantes. En octavos y en cuartos se sufrió en exceso ante Portugal (1-0) y Paraguay (0-1) pero el fútbol estaba del lado de los españoles y terminaron accediendo a semifinales con partidos inolvidables de Andrés Iniesta.

Sudáfrica 2010 Iniesta pone la estrella en el pecho de España

Antes de la final esperaba un hueso duro como Alemania. El partido fue muy intenso con ocasiones en ambas porterías pero el pase se iba a dilucidar en una jugada a balón parado. Un córner en el minuto 73 era rematado de manera imperial por Puyol para desatar la alegría en España. La final ante Holanda estuvo cargada de emoción. Durante el choque cualquiera pudo vencer pero, unas veces Iker Casillas y otras Stekelenburg, evitaron los tantos de unos y otros con grandes intervenciones. En el minuto 116 se produjo la jugada que llevó a España a la gloria. Un balón suelto acababa en los pies de Cesc que filtró un preciso pase a Andrés Iniesta para que el manchego pusiera el esférico dentro de las mallas de la portería holandesa. Se desató la locura con el final del partido. España lograba alzar al cielo de Sudáfrica su primer Mundial. Andrés Iniesta, con su gran Mundial y con su tanto en la final, ponía la primera estrella en la camiseta de España.


Brasil 2014: Thomas Müller lleva a Alemania al título

Alemania después de la decepción en Sudáfrica ansiaba quitarse la espinita realizando un gran papel en Brasil. Las apuestas para el mundial la daban como una de las favoritas. Los tres primeros partidos los saldó con dos victorias, ante Portugal (4-0) y Estados Unidos (0-1) y un empate ante Ghana (2-2). El gran protagonista de estos duelos fue Thomas Müller. El delantero fue el autor de cuatro goles y fue un incordio para todos sus rivales. El jugador del Bayern Múnich estaba en su mejor momento de su carrera deportiva y su facilidad a la hora de ver portería era más que evidente. En octavos de final Alemania sufrió para vencer en la prórroga por dos a uno a Argelia. En cuartos de final un solitario tanto de Hummels dio el pase a los alemanes ante Francia. Lo mejor de Thomas Müller aún estaba por llegar en los dos partidos más decisivos para lograr conquistar el trofeo.

Brasil 2014 Thomas Müller lleva a Alemania al título

En semifinales se produjo el encuentro que siempre quedará en la retina de los amantes del fútbol. Alemania destrozó a Brasil por un espectacular uno a siete ante la enorme desesperación de los brasileños. El repaso táctico de Low a Scolari fue monumental. Thomas Müller no quiso perderse la fiesta y fue el autor del primero de los siete goles. Con la moral por las nubes Alemania se prestaba a recibir a Argentina en la final. Los alemanes consiguieron desactivar a Messi y Götze, con un gol en la prórroga, puso el colofón final a un Mundial que pasará a la historia del país germano. Thomas Müller no pudo marcar en el decisivo partido pero sus goles durante el torneo fueron vitales para llevar a Alemania a su cuarto entorchado mundial.

Rusia 2018: Se busca campeón, se busca estrella

El 14 de junio se dará el pistoletazo de salida a un nuevo Mundial de fútbol. Rusia acogerá durante algo más de un mes a las distintas selecciones que lucharán por suceder a Alemania en el palmarés. Es la gran oportunidad para que jugadores de la talla de Messi, Cristiano Ronaldo, Eden Hazard, Griezmann y un largo etcétera, pasen a ser parte de la historia de los mundiales. El cetro de campeón está en juego y nos esperan encuentros muy emocionantes en los que no habrá un claro favorito. Se busca campeón, se busca estrella.

Tu opinión nos permite mejorar ツ

Please enter your comment!
Please enter your name here