Identifica los tipos de jugadores de poker

888sport

En cualquier juego o deporte, y lógicamente también en el poker, existe la eterna discusión sobre qué es lo que hace bueno a un jugador, cuál es el origen de las habilidades personales: ¿se nace con ellas o se aprenden? Pues diremos que estamos de acuerdo con el periodista Maldini que en este vídeo opina sobre el tema. Aunque a propósito del fútbol hay aptitudes que vienen dadas pero que si no se trabajan, si no se practican y desarrollan, se quedan en nada.

Puede que por naturaleza tengamos una gran facilidad para los números o un gran control emocional, habilidades que sin duda nos ayudarán muchísimo. Pero tener el “don” no es suficiente, y como explica este artículo sobre cómo afrontar un torneo, al jugar a poker es fundamental “preparar, planificar, ejecutar y evaluar”.

Tipos-de-jugadores-de-póker-online-agresivo-pasivo

Uno de los elementos que mejor debemos conocer, que tenemos que tener muy claro, es qué tipos de jugadores de poker existen. Este conocimiento es crucial porque nos permite saber qué somos y también qué son los demás, ambas cosas igual de importantes.

El poker no es un juego de cartas sino un juego de personas jugando a las cartas, y eso es algo que nunca se debe perder de vista al enfrentarse al tapete verde, ni siquiera cuando éste es virtual. Por supuesto que para jugar al poker hay que conocer las reglas o tener la capacidad de calcular probabilidades, pero todavía es más importante saber cómo sacar el máximo provecho de esas reglas y esas probabilidades. Si esperamos a que nos llegue la mejor mano para ganar, dependeremos de la suerte, y el poker no es un juego de suerte.

La observación y el autoconocimiento serán claves para saber reconocer el estilo de juego de los demás y el nuestro propio, una información que nos ayudará a identificar situaciones de éxito/fracaso, a desarrollar mejor nuestras estrategias o incluso a saber elegir qué tipo de juego se nos dará mejor.

Tipos de jugadores de poker

Para determinar los tipos de jugadores de poker más comunes, se utilizan dos variables distintas que al cruzarse forman las cuatro categorías principales. Estos dos baremos no miden en blanco o negro, eres una cosa o eres otra, sino que son graduales, eres más o eres menos.

Loose vs Tight

Realmente ser loose o tight no tiene que ver con la manera en que jugamos sino con lo que elegimos jugar, con ser más o menos “agarrado”.

Loose es quien juega muchas manos y de distintos tipos, mientras que tight es una clase de jugador que escoge solamente aquellas que le interesan. Se trata de una decisión que nada tiene que ver con su manera de jugar las manos sino simplemente con cuáles jugar, por lo que realmente no nos afecta a la hora de enfrentarnos a nuestros rivales.

Passive vs Aggressive

Si antes hablábamos de jugar muchas o pocas manos, a lo que nos referimos ahora es a la tolerancia al riesgo: a lo que estamos dispuestos a perder. Que nuestro oponente sea más o menos agresivo sí que influirá en nuestra manera de jugar contra él.

Por lógica, en el poker, jugar con miedo disminuye las probabilidades de ganar. El dicho popular aquel de que “quien no arriesga, no gana” es muy evidente en este juego. Si un jugador es pasivo –arriesga poco o nada- solamente ganará cuando lleve la mejor mano (y lo sepa), sin embargo, el agresivo tiene el doble de oportunidades: ganará cuando lleve la mejor mano, o cuando obligue a retirarse al que lleva la mejor mano.

Sin embargo, la solución no es ser siempre agresivo. A veces, como hace aquí Daniel Negreanu, se habla del “Arte de foldear”, reconocer el mejor momento para retirarse, aunque por lo general, igual que ocurre con las apuestas deportivas, la clave está en saber gestionar correctamente el bankroll y stake. La gracia está en saber cuándo y cómo arriesgar.

Cuando combinamos el grado de loose/tight con el de passive/aggresive, obtenemos los cuatro tipos de jugadores más comunes:

  • Loose/pasivo: juega muchas manos pero arriesga muy poco. Se les conoce también como el “fish”.
  • Loose/agresivo: apuesta en muchas manos y lo hace arriesgando. Puede ser difícil de “leer” porque jugará todas las manos y no se sabe bien si lo hace porque lleva buenas cartas o por inercia. Dependiendo del grado de agresividad, se habla también del “maniaco”, aquel que siempre lo juega todo de manera agresiva.
  • Tight/pasivo: es selectivo en las manos que juega y tiende a no arriesgar. Con este tipo de jugador lo que ocurre es que ni siquiera gana mucho cuando decide ir, puesto que los demás sabrán que si lo hace es porque lleva buenas cartas y tenderán a retirarse, dejando poco bote.
  • Tight/agresivo: sólo va a por las manos que le interesan pero juega de manera muy sólida, va a por ellas con todas las consecuencias. Se les conoce como los “sharks” y son ese tipo de jugador con los que no te quieres cruzar.

Hemos hablado de cómo el número de manos y el grado de agresividad definen a los diferentes tipos de jugadores de poker, pero podemos añadir una variante más: el estilo.

Existen dos estilos muy diferenciados:

Tricky vs Straightforward en Poker

Igual que sucede con el rango de pasividad/agresividad, por lo general nadie se sitúa en el extremo, pero si hiciéramos una separación categórica, un jugador straightforward sería aquel que es muy claro en sus acciones, directo y sin apenas variaciones en su juego. Lo más frecuente es tener un estilo tricky, que es más difícil de leer y ante el que es más complicado reaccionar. La palabra inglesa “tricky” es su propia definición, es una palabra “tricky” de traducir, diríamos popularmente que “tiene su intríngulis”.  Los mejores jugadores suelen ser los que tienen su intríngulis, los que saben cuál es el momento perfecto para hacer ese movimiento que nadie espera.

Loose/Tight, Passive/Aggressive, Tricky/straightforward. Qué manos jugar, cómo jugarlas y con qué estilo. Pese a las definiciones que hemos visto, en realidad cada jugador tiene su propio cóctel, con los mismos ingredientes pero con diferentes medidas.

El secreto es saber reconocer estos rasgos y observar, observar mucho para ser capaz de detectar patrones de comportamiento. Todos estudiamos y practicamos para mejorar nuestro juego pero partimos de cierta naturaleza personal que, de una manera u otra, se acaba manifestando a la hora de jugar.

Cuando hablamos de observar al rival (y también a nosotros mismos, que no se nos olvide que es muy importante saber cuáles son nuestros puntos fuertes y débiles) no nos referimos necesariamente al lenguaje corporal, sino más bien a la manera de jugar. Se puede pensar que en una partida de poker online es más difícil reconocer los distintos tipos de jugadores de poker, pero no es así. No hablamos de la famosa “cara de póker” sino de comportamientos, de ser capaces de, al menos, intuir cómo tenderá cada jugador a resolver una situación y poder actuar en consecuencia.